Fundación Canaria Orotava
de Historia de la Ciencia

SEMINARIO NIETZSCHE"Nietzsche: Arte, Filosofía y Ciencia"

Durante el curso 2017-18 el Seminario José Montesinos estará dedicado al pensador prusiano Friedrich Nietzsche. Siguiendo el modelo de años anteriores, donde se revisó a Saulo de Tarso y Aristóteles de Estagira, pretendemos repasar algunas de las variadas facetas de uno de los mayores intelectuales en lengua alemana del siglo XIX, en particular, sus relaciones con el arte -música, escritura, teatro-, la ciencia y la filosofía, así como su influencia en algunos autores posteriores.

La controvertida figura de Friedrich Nietzsche (1844-1900) ha ido agigantando su presencia en la cultura occidental, fragmentada en brillantes máscaras: filólogo apasionado por la cultura helénica, crítico implacable de la cultura, politeísta anticristiano, entusiasta de las artes, filósofo visionario, poeta ditirámbico. Sus estudiosos han rastreado la influencia en su obra de circunstancias vitales decisivas, como la temprana orfandad de padre, la rígida tutela materna, su enfermedad crónica que lo precipitaría en la locura, la dolorosa ruptura con Wagner y su círculo, su casi nula vida amorosa, el abandono forzado de la cátedra, la vida errante de pensador en soledad. Era una tarea necesaria para contribuir a precisar los aspectos metódicos de su pensar -genealógico, relativista, antimetafísico-, su estilo literario -poético, aforístico, imaginativo-, el alcance de sus profundos conceptos metafóricos -lo apolíneo y lo dionisíaco, el nihilismo, la culpa y el resentimiento, los valores ascéticos- y los mitos inaugurales que los envuelven: la muerte de Dios, el superhombre, el eterno retorno, la transmutación de los valores, la voluntad de poder.

La tradición escolar habla de un período positivista en su obra, que iría desde Humano, demasiado humano (1878) hasta La Gaya Ciencia (1882), pasando por Aurora (1881). Albergaba entonces grandes esperanzas sobre la utilidad de las ciencias para mejorar la vida. El estudio de los filósofos presocráticos lo acercó al atomismo y a la cosmología contemporánea. Por influencia de Schopenhauer y Lange se interesó por la fisiología de la percepción sensorial humana. La lectura de Darwin y Haeckel le permitió conocer la biología evolucionista. Al acabar sus estudios universitarios (1869) pensó dedicarse al estudio de las ciencias, y nuevamente en 1881, como parte de su proyecto de vida con Lou Salomé y Paul Rée, cuyo dramático fracaso lo catapultó a las cimas desde donde Zaratustra contemplaba el paisaje del eterno retorno.

Este seminario está coordinado por José Montesinos, Antonio Pérez y Sergio Toledo.

Cuadro Seminario Nietzsche